Bootstrapping y por qué deberías conocerlo si eres emprendedor/a

marzo 28, 2018


Cada vez aparecen más palabras incorporadas del inglés al vocabulario de las finanzas y el emprendimiento. En esta ocasión queremos hablarte del "bootstrapping", o empezar un negocio con poca o ninguna inversión de capital, haciendo uso de los recursos que se tienen al alcance. Un ejemplo famosísimo de bootstrapping es Apple, donde Steve Wozniak y Steve Jobs empezaron vendiendo ordenadores desde su garaje y a través de sus propios medios.

Como ya sabrás, existen varios tipos de sociedades bajo las cuales registrar tu negocio donde algunas de ellas no requieren una aportación de capital, o de hacerlo se trata de una cifra simbólica. La más común es la forma del empresario individual o profesional autónomo, fórmula que con la nueva ley permite darse de alta con un coste menor que hace unos años y recibir ciertas bonificaciones.

Con el bootstrapping tu endeudamiento será mínimo, si bien la falta de financiación puede limitar el crecimiento de tu proyecto y es por ello que será crucial desarrollar la creatividad y el autoaprendizaje. A continuación te proponemos algunos consejos para hacer más fácil tu comienzo en el mundo empresarial.

Elige un servicio en relación a tu conomiento

Ofrecer servicios de consultoría relacionados con el desarrollo de una start up o prestar asesoramiento a partir de tu campo de formación te facilitará la adquisición de ingresos con el mínimo coste en infraestructuras, personal y bienes materiales, ya que, hasta que el negocio crezca, será suficiente con tu conocimiento técnico.

DIY o Hazlo Tú Mismo

Muchos de los gastos de grandes empresas parten de la contratación de personal o subcontratación de otras entidades para la realización de tareas que un emprendedor bootstrapping puede aprender de forma autodidacta. En vez de contratar un servicio de contabilidad o necesitar a alguien para editar un vídeo, con internet, tienes acceso a fuentes de información gratuita y de calidad si dedicas algo de tiempo. En el IMFE, además de las píldoras formativas online, contamos con cursos especializados en este tipo de materias. No dudes en apoyarte en ellos para tu negocio.

Una estrategia de marketing acorde a la dimensión de tu negocio

Una expresión que a buen seguro que habrás escuchado es la estrategia de publicidad "de boca en boca" a través de tus clientes. Antes de lanzarte a invertir en publicidad, piensa en tu público objetivo ¿realmente necesitas ese anuncio para atraerlos? Comienza saliendo a la calle, buscando el contacto directo con clientes, familiares y amigos, y crea tu propia red antes de incurrir en gastos... Lo mismo te sorprendes.

Becarios y contratos de formación

Aunque no es una fórmula de la que debamos abusar, siempre puedes ofrecer una oportunidad a estudiantes que cursan sus últimos años de carrera o que cuentan con un proyecto interesante. De esta forma tú cuentas con ayuda formada y especializada, y ellos pueden adquirir experiencia.

Combina la financiación profesional con el bootstrapping

No tienen necesariamente que ser dos elementos incompatibles. Comienza con un modelo de negocio bootstrapping y pásate a la financiació profesional cuando sea necesario multiplicar tu negocio. Nosotros contamos con una unidad de empresas para asesorarte durante toda tu experiencia profesional y programas específicos para ayudarte a financiar tu proyecto empresarial.


Hasta aquí una primera parte de cómo emprender un negocio sin incurrir en grandes deudas. Seguiremos profundizando en los tipos de inversión, negocio y emprendimiento para aquellos que aún no tengan claro qué modelo encaja mejor con sus circunstancias.

  • Compartir:

También te puede gustar

0 comentarios